COMO APRENDEMOS

 

Enseñar es una tarea muy compleja, a menudo situada entre el arte y la ciencia. Muchos creen poder enseñar, pero tan solo unos pocos son buenos maestros.

Todos podemos recordar a esos buenos maestros que han pasado a lo largo de nuestra vida, aquellos que realmente nos han enseñado algo. Pero, ¿Qué podemos hacer nosotros para ser buenos educadores?, ¿es todo arte?, ¿hasta donde llega la ciencia?...

A lo largo de este Curso encontraréis respuestas a estas preguntas. Enseñar es una actividad organizada, planificada de antemano, si no sabemos planear nuestras actuaciones educativas nunca llegaremos a nuestros alumnos. Es aquí donde la didáctica juega un papel fundamental, tenemos que plantearnos qué queremos enseñar, cómo, cuando, con qué…

Esta planificación en la educación es algo extensible a todas las ramas, no sólo la educación formal (la escuela) sino también en todo tipo de clases o cursos: de pintura, cocina, manualidades, campamentos infantiles… Todos aquellos que quieran enseñar (o educar en) algo deben organizar sus actividades para conseguir que sus alumnos aprendan y consigan los objetivos pretendidos.

La importancia de estos aspectos se ve reflejada cada vez más en las instituciones públicas y privadas que exigen un proyecto antes de tomar partido por uno u otro candidato ante un puesto de estas características. Si tu proyecto es bueno, si sabes organizar y planificar en educación tendrás más posibilidades de acceder a un trabajo en este ámbito, si presentas un buen proyecto podrás mejorar profesionalmente.

 ¿Cómo aprendemos?

Cualquiera que pretenda enseñar debe saber cómo funciona nuestra mente, qué es lo que pasa en nuestras cabezas cuando estamos aprendiendo. Conociendo el modo en  que nuestros alumnos aprenden será más sencillo saber cómo enseñarles.

Aquí hablaremos de procesos psicológicos básicos, nuestra mente sigue unos pasos, nuestro aprendizaje es un proceso, no algo dado, sino algo que se va creando como fruto de diversas experiencias.

El primer paso que damos cuando vamos a procesar una información es el de la percepción, donde recogemos los datos que nos llegan a través de los sentidos, por ejemplo, vemos un niño que cruza la calle, escuchamos una canción, un discurso… Puede parecer un proceso simple, tan solo dejarnos empapar por lo que vemos, oímos, tocamos… pero es mucho más complejo que eso. Las ideas previas influyen en lo que vemos. Vamos a poner un ejemplo muy sencillo para comprenderlo, lee esto:

"17O4"                                      "SOPA"


Has leído el mismo signo (O) de forma distinta tan solo por el contexto en el que estaba, y sin darte cuenta de que tu mente lo ha clasificado como algo distinto al verlo situado en un contexto diferente. Esto sirve de gran ayuda, si nuestra mente no realizara esta clasificación, tendríamos que preguntar a la persona que lo ha escrito cuál es el significado que se le da en cada uno de los casos, perderíamos tiempo y la comprensión sería mucho más baja.

Percibiremos el mundo tal y como lo queramos percibir, depende de nuestras ideas previas, a partir de ellas le damos un sentido a lo que estamos viendo, oyendo, tocando…. Vemos lo que queremos ver.

Esta afirmación puede llegar a asustar, mucho más si tenemos en cuenta que la percepción es el primer eslabón en el aprendizaje. Los educadores, monitores,… debemos partir de esta idea, tenemos que saber hacer llegar del modo adecuado la información a nuestros alumnos, y esto es algo fundamental. La forma de presentar las ideas, los medios utilizados (pizarra, transparencias, sistemas informáticos…), van a ser fundamentales para que el alumno los perciba del modo adecuado, primer paso para aprender.

Otra consecuencia es el hecho de que nadie ve la realidad de modo objetivo, tal y como es, sino que siempre la interpretamos, siempre le damos un sentido, desde el hecho más simple y aparentemente objetivo (un dibujo, una foto…) hasta lo más complejo. Los educadores nunca presentamos la realidad "tal cual es", sino "tal y como nosotros la percibimos", esto es algo inseparable de la condición humana, aún así los educadores debemos hacer siempre un esfuerzo por ser lo más objetivos posible, planteando los diferentes puntos de vista y dejando que el alumno piense por sí mismo y extraiga sus propia conclusiones.

    La percepción es muy importante, pero, no percibimos todo lo que tenemos a nuestro alrededor, nuestra capacidad es limitada. ¿Cuántas veces no nos ha pasado que ocurre algo frente a nuestras narices y no lo vemos?, especialmente cuando estamos ocupados en otras tareas, con muchas preocupaciones…. ¿qué es esto? Es la conocida atención. La atención discrimina aquella información que considera importante de la que no, así podemos mantener una conversación cuando hay varias personas hablando a la vez (en un bar, por ejemplo), ya que discriminamos la conversación que nos interesa de la que no, pero en cambio, cuando nos encontramos con dos conversaciones interesantes ¿a que resulta prácticamente imposible atender a las dos al mismo tiempo? Pues esto es debido a que nuestra mente no puede procesar tanta información, es como un ordenador al que mandas hacer varias tareas que le exigen mucho al mismo tiempo: se bloquea.
    
La importancia de la atención en nuestra labor de educadores es básica, es necesario presentar al alumno cosas que le motiven, que le interesen, sino su atención se irá por otros derroteros y no llegará a aprender. Mantener la atención es una tarea muy difícil, para ello es necesario partir de los intereses del alumno, presentarle cosas que él pueda comprender (cuantos no hemos tenido que dejar de leer un libro porque no lo entendíamos), y presentar cosas interesantes, o de una forma interesante. No es lo mismo enseñar las medidas de longitud en un cuaderno que midiendo el aula, esto último es más interesante, y retendrá mucho más la atención de nuestros alumnos.
    
    ¿Cuál es el tercer paso? ¿Qué otro factor es muy importante cuándo estamos aprendiendo? Todos hemos oído hablar de ella: la memoria. Hay distintos tipos de memoria, lo que se pretende es que lo aprendido quede grabado en ella el mayor tiempo posible, pero ¿cómo se consigue esto? Antes de responder esta pregunta hablaremos de los distintos tipos de memoria:

-  Memoria sensorial: es la que mantiene durante periodos muy breves la información que llega a nuestros sentidos. Por ejemplo, una imagen que se presenta durante un segundo dura en realidad un segundo y cuarto, es por esto que en el cine podemos percibir una sucesión de fotografías estáticas como una imagen en continuo movimiento. La función de este tipo de memoria es la de retener un poco más aquello que recibimos a través de nuestros sentido para poder procesarla, para determinar si es importante o no.

- Memoria a corto plazo: es aquello a lo que estamos prestando atención durante un momento determinado, es lo que podemos manipular de forma voluntaria. Este tipo de memoria se caracteriza porque la información se mantiene mientras estamos trabajando con ella, tan pronto como nos dedicamos a otra cosa desaparece. Así, por ejemplo, podemos consultar un número en la guía y mantenerlo mientras lo repasamos mentalmente, pero si justo al cerrar la guía alguien nos habla, ya perderemos esa información.

- Memoria a largo plazo: son aquellos conocimientos de los que disponemos de forma permanente. Consta de una gran variedad de conocimientos diferentes:

- Conocimiento episódico: marcado con una fecha y lugar. Por ejemplo: la última fiesta de cumpleaños.
- Conocimiento semántico: conocimientos generales que no sabemos donde ni cuando los aprendimos. Por ejemplo: sabemos que significa la palabra "mesa", o que las cosas de cristal rompen.
- Conocimiento procedimental: sabemos cómo se hacen algunas cosas. Por ejemplo: cómo se nada, cómo se monta en bicicleta.

Como podemos ver, una vez percibida la información esta pasa a la memoria sensorial, que decide qué es importante y que no, luego los datos importantes se trabajan en la memoria a corto plazo, y de eso sólo una pequeña parte llega a la memoria a largo plazo.

Cómo dato importante para la práctica debemos resaltar que si se quiere que algo se aprenda y se recuerde bien, se debe intentar dejar durante el aprendizaje una buena huella, recordaremos mejor aquellas cosas que asociamos con otras ideas de nuestra mente. Podemos decir que nuestra mente es como una tela de araña, tendremos que ir tejiendo los conocimientos, relacionándolos unos con otros, si los dejamos sueltos, estos se pierden, o también puede que sí estén en la memoria pero no sabremos como llegar a ellos, "perderemos el hilo y no sabremos llegar a nuestra meta". Nos ocurre a veces que sabemos algo, pero no lo recordamos, "lo tenemos en la punta de la lengua".  A quién no le ha ocurrido lo de llegar al coche y ver que se ha olvidado el móvil, volver a casa y no recordar que habíamos ido a buscar, y al volver de nuevo al coche lo recordamos de nuevo, hemos "encontrado el hilo".

Relacionado con esto, todos conocemos esas reglas nemotécnicas en las cuales aprendemos mejor si relacionamos unos datos con otros, por ejemplo, si tenemos que recordar estas tres palabras sin sentido: reloj, elefante y coche, nos resultará muy complicado. Nos será más fácil si nos imaginamos un elefante en un coche mirando su reloj.

Una vez estudiado lo anterior, estaremos en condiciones de responder las siguientes preguntas: ¿los datos están perdidos por nuestra mente? o ¿existe algún tipo de orden ahí dentro? Sí, existe un orden, nuestros conocimientos están organizados, es esta misma organización la que nos permite recordar las cosas, y la que a veces las deja en el olvido. Cuantas veces no nos ha pasado que sabemos que tenemos algo en la mente pero no lo encontramos, está ahí, pero ¿Dónde?

¿Por qué es tan importante la organización del conocimiento? El mundo que percibimos está dotado de una increíble variedad de estímulos. No sólo está poblado de innumerables cosas diferentes (pájaros, nubes, coches...), sino que cada una de ellas puede aparecer en una infinidad de formas (distintas especies de pájaros o distintos tipos de coches, por ejemplo). Además cada una de ellas cambia su aspecto según múltiples factores: orientación, distancia, iluminación...

Sin embargo, a pesar de tan alto grado de variedad perceptual, somos capaces de percibir un orden y organización en él. Por ejemplo, vemos un pájaro volando y luego lo vemos posado en una rama y lo percibimos como el mismo pájaro, atribuyendo sus cambios de forma a factores transitorios como el vuelo.

La capacidad de categorizar el mundo, de organizarlo, permite almacenar y usar el conocimiento que adquirimos a lo largo de la vida de modo fácil, rápido y económico. Por ejemplo, identificar a un gorrión con un pájaro nos permite poner en marcha inmediatamente todos los conocimientos adquiridos sobre los pájaros: que comen granos, ponen huevos, en general se asustan fácilmente, vuelan...

Como educadores debemos presentar los temas organizados a nuestros alumnos, empezar cada tema con un índice y recordar en cada clase lo que hemos trabajado en clases anteriores, solo así esos contenidos estarán organizados y tendrán un sentido en las cabezas de nuestros alumnos.

En relación con la organización del conocimiento tenemos los esquemas, estos son estructuras de conocimiento complejas, formados por una gran variedad de conceptos vinculados entre sí mediante diferentes tipos de vínculos. Tendremos vínculos jerárquicos (animal- perro- dálmata), vínculos de orden temporal (llenar la cafetera, ponerla al fuego), vínculos causales (pedir comida- pagarla), y otros.

Los esquemas son activados o recuperados a partir de ciertos aspectos de la situación, el texto o la intención, y permiten dotar de sentido al conjunto de lo percibido o realizado. Por ejemplo, sabemos que si pedimos comida en un restaurante, luego tendremos que pagarla, eso será así vayamos donde vayamos, cada vez que acudamos a un restaurante actuaremos según ese esquema: pedir comida - pagar. Otro ejemplo, si vemos un dálmata, sabremos que es un perro, por lo que le atribuiremos las características de los perros: cuatro patas, ladra… también las de los animales. Y si por algún motivo esto no coincide y el dálmata (perro, animal) se pone a hablar, ¿que pasará? Pues, que nos romperá los esquemas, ¿no? Todos conocemos esta expresión, y la misma nos permite comprender mejor este concepto.

El hecho de dar sentido a las cosas, permite comprenderlas, memorizarlas, también nos permite detectar los aspectos novedosos, dirigiendo la atención hacia ellos y favoreciendo el aprendizaje de lo desconocido. Por ejemplo, queremos hacer un café, sabemos los pasos: moler el café, ponerlo en la cafetera, poner agua, ponerlo al fuego y tomárnoslo, pero resulta que nos han regalado ¡¡una cafetera eléctrica!!, algo ha cambiado, nos centraremos en aprender a usar la nueva cafetera, que es lo novedoso.

Otro aspecto muy importante en el aprendizaje es nuestra capacidad para hacer cosas muy complicadas de forma automática una vez aprendidas: andar, conducir, escribir a máquina, jugar a baloncesto… Estamos hablando del control y aprendizaje motor.

En la adquisición de las habilidades motoras vamos a pasar por distintas fases, que  nos muestran que el aprendizaje es algo gradual y progresivo.
 

 

- Fase cognitiva: el que empieza a aprender una habilidad se enfrenta con la tarea de entender qué es lo que se supone que debe hacer, con qué características se debe realizar la ejecución y cuáles son los criterios de valoración que le permiten distinguir los resultados buenos de los malos. Al aprendiz de conductor, por ejemplo, en sus primeras sesiones de auto-escuela, se le informa de cuales son los mandos de un coche, cómo deben moverse...

En estos primeros momentos el aprendiz intenta probar diferentes estrategias para lograr el resultado deseado, las más efectivas se retienen y se van estableciendo como el esquema motor preferido para realizar la tarea. Por ejemplo, para conducir: vamos viendo el movimiento que hace el coche al mover el volante, las distintas velocidades, el freno…

Esta primera fase impone grandes demandas a los recursos atencionales de la persona. A medida que se adquiere y perfecciona un esquema motor para realizar la tarea, las demandas atencionales se van reduciendo y el control se hace más automático.

- Fase asociativa: el aprendiz se concentra en mejorar el modo en que se realiza el patrón motor que fue seleccionando como la mejor estrategia en la fase anterior.

Después de cada ejecución concreta del esquema motor, el aprendiz pondrá en relación cuatro aspectos: las condiciones iniciales (p.ej. posición inicial del cuerpo, peso del objeto que va a ser lanzado...), los valores dados a los parámetros (fuerza, velocidad, dirección...), las consecuencias sensoriales del movimiento y los resultados obtenidos. A partir de estos cuatro conjuntos de datos, se van extrayendo dos tipos de reglas:

1. Sobre la relación entre condiciones iniciales, valores dados a los parámetros y los resultados del movimiento. P. ej. en el tiro a canasta, el parámetro de fuerza global va a determinar la distancia que viaja la pelota. Con práctica desde diferentes distancias a la canasta se va estableciendo una regla que relaciona la distancia a la canasta, fuerza del movimiento y distancia recorrida por la pelota, que encesta o no. En futuros lanzamientos el jugador estimará la distancia que hay entre la canasta, y utilizará la regla adquirida para seleccionar la fuerza global de lanzamiento adecuada para este caso. En este ejemplo, la distancia a la canasta es una condición inicial, la fuerza es un parámetro del esquema motor y el encestar la pelota el resultado del movimiento.

2. Sobre la relación entre condiciones iniciales, valores dados a los parámetros y consecuencias sensoriales del movimiento. Siguiendo con el ejemplo anterior, durante e inmediatamente después de realizar un lanzamiento con una cierta fuerza, se perciben las consecuencias sensoriales del mismo y se conocen los resultados obtenidos. Mediante la práctica desde varias distancias, se va estableciendo una regla que relaciona la fuerza que tenía que haber sido aplicada para esa distancia a canasta y la fuerza realmente aplicada. En futuros lanzamientos esta regla permite al aprendiz ser capaz de predecir como debe sentirse el movimiento si se consigue aplicar la fuerza justa que llevará la pelota a la canasta. Así, también se podrá valorar, tan pronto como se realice el movimiento si la ejecución fue correcta y si se van a conseguir los resultados esperados.

- Fase autónoma: Esta última fase empieza cuando el nivel de destreza en la habilidad ya es alto. Cuando se llega a este nivel de habilidad, la ejecución se vuelve automática, de modo que los movimientos se pueden realizar sin interferencia de otras tareas. Por ejemplo, un conductor hábil puede conducir un coche mientras piensa en otras cosas o se dedica a otras tareas, como mantener una conversación.

En esta etapa cuando el aprendiz (ya experto) se dedica a realizar cambios en aspectos más globales de la habilidad, aspectos de estilo o estrategia. Por ejemplo un jugador de baloncesto puede dedicarse a mejorar su estrategia global de juego en equipo. O cuando alguien ya comprende y habla bien un segundo idioma, ya puede  empezar a dominar otras sutilezas como modos especiales de decir las cosas, invención de juegos de palabras...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

imagen Curso a distancia Aprender a Enseñar: Formacion de Formadores

 

 

 

Curso a distancia toda España: APRENDER A

 

 

 

ENSEÑAR: FORMACION DE FORMADORES

 

 

 

Duración: 250 horas.
Matricula: ofertas y descuentos

 

MATRICULA ABIERTA TODO EL AÑO.

 

 

 

2 DIPLOMAS: DIPLOMA acreditativo, con nº de horas, contenidos y calificacion + Diploma de Animador Especialista en Dinamica de Grupos.

 

El Curso se compone de 2 modulos: Aprender a Enseñar y Dinamica de Grupos.

 

 

 

Los alumnos que hayan realizado el curso de Animador Especialista en Dinamica de Grupos, solamente deben matricularse en el modulo 1: Aprender a Enseñar 

 



 

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso

 


Solicitar mas informacion
 

 

 

 

 

 

Tambien para Latinoamerica

 

 

 


ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

 

 

 




Animacion Servicios Educativos


http://animacionservicios.wordpress.com

 

 


 

Directorio de Cursos, Masters y Postgrados - ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

 

 

 

Virtual-Formac.com


 

Síguenos en: Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger


ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

 

Apartado 3049 -36205 VIGO - España

Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07


Directorio de Cursos, Masters y Postgrados - ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Cursos educadores, cursos educacion

Drogas: Educación para la Salud
>> Leer más

Discapacidad Intelectual: Dinámica IMAGINA
>> Leer más

Tercera Edad. Caracteristicas
>> Leer más

Pedofilia y pederastia
>> Leer más

Inadaptacion social. Menores en riesgo
>> Leer más

Sindrome de Down
>> Leer más

Mediacion intercultural
>> Leer más

Alcoholismo, enfermedades, farmacoterapia, psicoterapia
>> Leer más

Violencia escolar, delincuencia, violencia juvenil
>> Leer más

Maltrato, violencia de genero, malos tratos
>> Leer más

Discapacidad Intelectual
>> Leer más

Sexualidad: reflexiones para educadores
>> Leer más

Discapacidad intelectual
>> Leer más

Monitor de Ludotecas: dinamica de grupos
>> Leer más

Tercera Edad: la actividad fisica
>> Leer más

Prevencion de la violencia juvenil. Modelos de intervencion
>> Leer más

Centros para la ejecucion de medidas judiciales
>> Leer más

Menores delincuentes
>> Leer más

ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL EN LAS RESIDENCIAS DE LA TERCERA EDAD
>> Leer más

Ludotecas y Juegos
>> Leer más

Psicologia para educadores
>> Leer más

Discapacidad Intelectual
>> Leer más

Educador Hospitalario
>> Leer más

Educacion Familiar - Educador Familiar
>> Leer más

Menores en riesgo
>> Leer más